1985: Cristal líquido

Si a mi me contaran que el concepto de las pantallas LCD proviene de descubrimientos asociados al cambio de color en el colesterol de las zanahorias o que las primeras pantallas LCD fueron fabricadas y comercializadas hace unos 40 años, probablemente pensaría que me están tomando el pelo, sin embargo, como dicen por ahí,  “la realidad es más sorprendente que la ficción”.

Si bien pudiéramos escribir cientos de páginas describiendo estos *yauuuummm* emocionantes relatos científicos, lo que haremos es recordar algunas de las aplicaciones prácticas que tuvieron durante los años en que fuimos niños y lo único que nos importaba era divertirnos.

El thunderbird 4 fue una vil copia

Corría el año 1984, Jacques Cousteau nos asombraba con imágenes transmitidas por televisión del misterioso fondo oceánico, explorando el mar en busca de fauna nunca antes vista, a bordo de su poderoso bote “Calypso“, el cual llevaba en su lomo un futurista sumergible amarillo y un helicóptero biplaza, nada que envidiarle al Lotus sumergible de James Bond o al thunderbird 4.

El cachaco de la tienda

fue el primero en tener uno

Recuerdo que en los años subsiguientes salieron al mercado todo tipo de artilugios electrónicos que retaban a la imaginación; conocí el primero de estos dispositivos del que tengo memoria durante un exámen final de matemáticas, en el cual, mientras todos sufríamos, vi al infeliz de Plata*  resolviendo su exámen muy relajado con la ayuda de un recién adquirido reloj-calculadora marca CASIO.

(*El nombre no ha sido cambiado debido a la ardidez que aún me causa, es el Newman de mi generación, gordito y todo.)

Aunque nunca pude tener uno de ésos, tampoco lo extrañé pues los docentes de la época descubrieron rápidamente el truco y prohibieron el uso de estos relojes durante exámenes relacionados con la aritmética.

Por uno igual a éste, nunca supe

qué pasó en la Batalla de Ayacucho.

La siguiente ola de relojes llegó recargada, incorporando todo tipo de funcionalidades: video-juegos, reproductor de música, cronómetro, hora en diferentes países, brújula, etc.

Aunque en esa época aún no se hablaba de imágenes en alta definición, estas pantallas LCD de matriz pasiva representaron un gran avance en cuanto a gráficas en los videojuegos, es decir, en el atari 2600 las “figuras” eran grupos de cuadritos que más o menos representaban pictóricamente una idea mientras que en este nuevo grupo de dispositivos las imágenes estaban pre-impresas en la pantalla con gran detalle, eso si, una cosa eran las imágenes y otra muy diferente eran los movimientos.

Este podía reproducir

Michael Jackson’s Thriller

Los lugares adonde podían moverse las figuras también estaban pre-impresos en la pantalla, por lo cual, al moverse de un lado a otro, los objetos literalmente desaparecían del lugar en donde estaban y aparecían en otro lugar, era todo un reto y requería de una combinación de gran poder de observación y saber qué botón había sido presionado para llevar cuenta de hacia adonde se estaba moviendo la figura y de igual manera representaba un desafío poder predecir la secuencia de movimientos y dirección de los objetos que debían evitarse.

Naves espaciales, Robots que evadían rayos fotónicos, Tarzán en la selva evadiendo serpientes eran algunos de los temas en los videojuegos, sin embargo, los fabricantes de relojes eventualmente comenzaron a quedarse sin ideas y fue así como decidieron introducir en el mercado una serie de relojes que se transformaban físicamente en cosas, como robots, jets y autos.

De los que se transformaban en jets tuve uno de color blanco y otro de color gris, de los robots tuve el rojo, el gris y el negro. El que nunca tuve y sólo pude ver en una oportunidad (Lo tenía el infeliz de Plata*) fue el modelo del auto, el cual se convirtió casi en una leyenda urbana.

Estos nuevos relojes eran mucho más económicos y por ende estaban muy mal construídos. Aparte de que sólo marcaban la hora, sus partes móviles solían desprenderse y las manillas se rompían con facilidad, por esto y a pesar de haber tenido un éxito moderado, la muy limitada cantidad de opciones de transformación  y su mala calidad dieron fin a este “boom” para dar paso a una nueva generación de videojuegos portátiles.

El pulpo Paul

En su momento los llamábamos por su apariencia: “los de tapa”, “los sin tapa”, “los de rueda o botones”. Ahora sabemos que el mayor fabricante de estos videojuegos fue nada más ni nada menos que Nintendo y su serie específica aún se llama “Game & Watch”.

Venían empacados en una pequeña caja de cartón, luciendo vistosos colores e imágenes emocionantes al mejor estilo de Atari. Dentro de la caja se encontraban el videojuego, la tapa de las baterías, las baterías, los manuales y en algunos juegos un stand metálico. Algunos venían ajustados con icopor y otros con un plástico semi transparente.

¡30 años después sigue

siendo divertido!

Hace unos años recordé estos curiosos aparatos y decidí indagar en internet para ver si encontraba alguno. Mi sorpresa fue enorme. Existen sitios web dedicados al culto de este tipo de videojuegos y se pagan considerables sumas de dinero por encontrarlos en buen estado y en su caja original, así que casi sin esperanzas inicié mi búsqueda hasta que finalmente me pude hacer a uno de ellos por un módico precio (sin su caja por supuesto), se trató de Donkey Kong Jr.

Tan pronto lo recibí le puse baterías nuevas y funcionó exactamente igual a como lo hacía cuando lo fabricaron, el mismo ruidito “prrrt prrrt, prrrrrrrt, bip!” y la pantalla LCD, – salvo una decoloración producida por el sol-, funcionaba perfectamente bien.

Aqui, Mario es el villano

El objetivo a alcanzar en todos los modelos de estos videojuegos era el mismo: acumular la mayor cantidad de puntos antes de que se terminaran las vidas del jugador, esquivando todo tipo de obstáculos mientras, por  cada nivel, aumentaba considerablemente la velocidad del juego.

Y descubrí que, 30 años después, logra despertar la misma emoción que acelera tu corazón y es que el diseño de estos videojuegos aún se mantiene vigente, si no me creen pregúntense un momento cómo funciona el popular Tetris.

¿Deberían seguir fabricándose estos aparatos? de hecho aún los hacen. En los últimos años han aparecido nuevos modelos que reciclan a partir de los juegos originales y el Club Nintendo ha puesto a disposición de sus afiliados una re-edición del primer Game & Watch que fue producido: “Ball”. Puede ser suyo por la bobadita de 1200 Nintendo Coins, para que tenga una idea, comprar un 3DS te da 60 Nintendo points.

Cuando estos dispositivos comenzaron a declinar lo hicieron por una buena razón, se aproximaba una tormenta, una de 8 bits de poder.

Comments are closed.