Una intrincada cadena de favores

Retomando el tema con la pb1k. Había vendido hacía varios años la unidad de disquete (MD-100A) y la impresora (FP-100), me encontré entonces con una cajita de disquetes Dysan y uno de ellos, de color crema, me trajo un vago recuerdo, ¿pero cómo? ¿Será posible? ¿Habrá sobrevivido algún programa de la pb1k? ¿Aún servirá este disquete?

Eran muchas preguntas, pero mi Pb1k ya estaba muy oxidada, no encendía y su pantalla estaba muy deteriorada, lo único que tenía era un disquete y un viejo recuerdo, entonces busqué en internet a ver si alguien había tenido una situación similar. Encontré entonces que alguien había desarrollado un emulador para la Casio PB-1000, si, un emulador⁠1, y además, había un emulador de la unidad de disquetes⁠2 descritos en esta misma página, sólo necesitaba una imagen que leer, pero ¿cómo obtener una imagen de un disquete que tiene un formato que no reconoce ningún computador?

Marcus von Cube desarrolló una pieza de software⁠3 que resuelve ese problema, pero necesitaba una unidad de disquete para comenzar el procedimiento, ya en esta época no se consigue computadores con unidades de disquete internas así que conseguí una unidad de disquete USB y utilizando mi Mac con kernel Linux intenté acceder al disquete pero no tuve éxito porque el hardware USB no es capaz de leer un disquete de doble densidad. Eso me llevó de regreso a un punto 0.

La única alternativa era entonces volver a conseguir los dispositivos originales. Era más fácil decirlo que hacerlo.

Después de mucho tiempo, conseguí un contacto en la página web http://www.casio880.com localizada en España quien me dijo que había ubicado un NOS (New Old Stock), o mejor dicho, unidades nuevas nunca vendidas de MD100 y de FP100, pero estaban ubicadas en México y el envío a España y de ahí a Colombia costaría más que los propios artefactos.

Javier, la persona que me respondió en España a través de http://www.casio880.com me dijo que podía hacerme el favor de contactar a la persona en México para que me enviara los paquetes directamente a Colombia, pero la persona en México sólo aceptaba hacer envíos a España o entregas personales.

Pero estaba determinado a obtener estos aparatos, así que después de mucho conversar, mi amigo en España logró convencer a Jair en México para que me enviara los aparatos a una dirección en el DF. El pequeño detalle es que yo no tenía a nadie en el DF a quien enviarle eso y aún si lo tuviera ¿cómo los traería a Colombia?

Ahí entra en escena Maura, una gran amiga de la Universidad cuya rutina laboral la llevaba a México de año en vez y por casualidad, tenía viaje hacia allá para esa época, así que… pelé la cara y le pregunté si me podía traer 2 “cajitas” desde México, a lo que esta mujer, llena de dulzura y sin saber qué era me dijo que si, que si cabían en la maleta me las traería. El pequeño detalle es que cada caja era del tamaño de una maleta pequeña y eran 2! Así que Maura, en un acto heróico, le pidió a una persona que viajaba con ella que trajera una de las cajas que ella traía la otra. De esta manera, las cajas pasaron la frontera y llegaron a Colombia, ahora, debían llegar a Barranquilla.

El paso final, Bogotá-Barranquilla lo haría otra amiga, Johanna, quien me trajo ambas cajas y finalmente logré recuperar algo que nunca debí perder.

Gracias a Javier (España), Jair (México), Maura (Bogotá), Johanna (Barranquilla) por hacerlo posible.

Ahora, debía revisar el disquete, pero de eso, escribiré en mi próximo post.

 

1 http://www.pisi.com.pl/piotr433/pb1000ee.htm

2 http://www.pisi.com.pl/piotr433/md100eme.htm

3 http://www.mvcsys.de/doc/casioutil.html

Comments are closed.